<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d16761341\x26blogName\x3dexperimento+en+blanco\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://experimentoenblanco.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://experimentoenblanco.blogspot.com/\x26vt\x3d-3098299228335945590', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

experimento en blanco




El ritmo de un maestro del Jazz


envía por e-mail este artículo



recuerdame (?)



Toda la información personal introducida aquí será tratada según la Política de Privacidad de Blogger.com. ¿Quieres saber mas?



Roy Haynes Trio
Jazz en la Costa. XXII Edición
Parque El Majuelo. Almuñécar
Sábado, 25 de julio de 2009

Roy Haynes, batería
David Kikosky, piano
John Patitucci, contrabajo


El festival se despide con una de las figuras clásicas del bop que, a sus ochenta y cuatro años, no sólo es la historia de esta música, sino la esencia de su presente y su futuro

Rafael Marfil Carmona / Fotos: J. Nieto - F. Ruiz Herrera
Cualquier grabación de la época dorada del jazz muestra a un enérgico Roy Haynes, acompañando a Thelonius Monk, Charlie Parker, Gerry Mulligan o Miles Davis, entre otros muchos. La vitalidad y el amor por la música de este batería sigue siendo desbordante a sus ochenta y cuatro años. Feliz por seguir tocando, volvió al Festival Jazz en la Costa acompañado por el contrabajista John Patitucci y el pianista David Kikosky, este último en sustitución del panameño Danilo Pérez. La circunstancia de conocer al pianista suplente no hizo sino enriquecer una noche inolvidable, que cerraba el Festival de mayor nivel de los últimos años. Un verdadero trío de ases sobre el escenario, aunque siempre en una atmósfera de reconocimiento a una leyenda viva del jazz, que marcó el tempo del concierto y lideró con simpatía cada propuesta, sin miedo a jugar con el micro, arracarse a lo funky y amagar algún baile genuinamente afroamericano.

John Patitucci es un valor consolidado, y un compositor de referencia, surgido de la escuela del Chick Corea de los años ochenta. La limpieza de sonido de su contrabajo encontró un complemento expresivo en el uso del arco, en una selección de temas que incluyó alguna obra propia, como Sony Side. Los tres músicos interpretaron títulos que evidenciaban criterio y sensibilidad, como Blues on the Corner, Boo Powell, My One and Only Love o James, en un recorrido por el mejor jazz de las últimas décadas, desde McCoy Tyner hasta Pat Metheny. El pianista David Kikosky, por su parte, demostró estar en sintonía desde el inicio del concierto, liderando el apartado melódico con un impresionante swing y una enorme inteligencia en sus desarrollos.

Haynes dice en sus entrevistas que no es hombre de palabras y asegura no haber experimentado nunca la vocación docente. Él sabe que su música es la mejor forma para comunicar. Su presencia en el escenario es, sin embargo, una verdadera lección de vida. El legado de una sabiduría vital que no le llevó a la autodestrucción, como muchos de los compañeros de su época. Quedan lejanos pero imborrables los años con Charlie Parker o las aventuras con su amigo Miles Davis. Una época dorada del jazz en la que presumían con sus coches deportivos por Central Park. Nunca dirigió, sin embargo, la mirada hacia otra cosa que no fuera la música, y eso le llevó a participar activamente en el presente y futuro de los nuevos caminos que fue encontrando el jazz. Así, en la última sesión del Festival, es comprensible el respetuoso silencio que precedió a una gran ovación a uno de los maestros de esta música.

Un cierre brillante para el Jazz en la Costa de 2009, que ha realizado una de las propuestas con mejor nivel de los últimos años. No podemos olvidar que el de Almuñécar fue uno de los pioneros junto con Vitoria o San Sebastián, y sigue siendo un referente por la voluntad de Diputación, Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de la localidad sexitana y Cervezas Alhambra. Ocho conciertos y también las actuaciones y pasacalles por la propia ciudad. Destellos del universo creativo que es el jazz. La última jornada supone un hasta pronto al club de jazz al aire libre que es el Parque del Majuelo. Lo dicho, más que siempre verano, debería ser siempre Festival.

Etiquetas: , , , ,

enlaces a este artículo

Crear un enlace


Busca...
en el blog en la web

Escribe este blog...

  • balhisay
  • desde Huétor Vega, Granada, Spain
The BOB's
¿Problemas para votar?


síguenos en twitter...

Artículos anteriores

Archivos

¿Quieres enlazarnos?


Sindicación


PodCast


balhisay recomienda...


Powered by Blogger
make money online blogger templates