<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d16761341\x26blogName\x3dexperimento+en+blanco\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://experimentoenblanco.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://experimentoenblanco.blogspot.com/\x26vt\x3d-3098299228335945590', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

experimento en blanco




Un joven maestro del jazz


envía por e-mail este artículo



recuerdame (?)



Toda la información personal introducida aquí será tratada según la Política de Privacidad de Blogger.com. ¿Quieres saber mas?



The Joshua Redman Trio
Sábado, 21 de julio.
Parque El Majuelo. Almuñécar
Joshua Redman: saxo tenor y soprano; Antonio Sánchez: batería; Reuben Rogers: contrabajo.

Rafael Marfil Carmona

Última sesión del Festival. Dentro de muchos años, las personas que llenaban el patio de butacas de El Majuelo podrán decir que estuvieron allí, escuchando a un Joshua Redman en estado de gracia. Su perfección técnica y expresiva en el último concierto del Jazz en la Costa 2007 fue tal, que a ningún buen aficionado le hubiera molestado que se prolongara durante algunas horas más. Lástima que, en ese sentido, las costumbres sean un poco más frías que antaño, y los eventos jazzísticos tengan principio y fin. Son esquemas demasiado encorsetados para esta música, y los artistas no suelen hacer más de un bis. Posiblemente todo esté en manos del propio público, que se ha vuelto tímido y demasiado respetuoso.

Joshua Redman, que estuvo magistralmente acompañado por Antonio Sánchez a la batería y Reuben Rogers en el contrabajo, se mantiene en el nivel que le situó en el olimpo de los saxofonistas hace unos años. Continúa esforzándose por crear belleza en cada compás, y esa es su receta mágica. Arte y mercado caminan juntos, y es importante la imagen sincera que caracteriza a este músico, con su apariencia de recién titulado en Harvard. Lo es realmente, y también es hijo del reconocido saxofonista Dewey Redman. Si Bill Evans saxofonista era comparado por un crítico con el Beckham del saxofón, la inteligente manera de hacer las cosas por parte de Redman lo ha convertido en el Zidane del Jazz. Muchos factores han confluido en la formación de un joven de su tiempo, respetuoso con las referencias históricas en su instrumento, como Sonny Rolling o John Coltrane. Quizá una de las claves de su sonido sea pertenecer a una generación que no se ha obsesionado con imitar a Charlie Parker.

Tocar con sustancia
Insisto en la importancia de la melodía, que sigue siendo una de las claves. El propio saxofonista lo ha reconocido públicamente. Los desarrollos de Redman no son una excusa para encontrar oscuros túneles que unan el tema principal, sino que responden al placer de trabajar con la belleza en cada compás. No hay discurso vacío en ningún momento. Junto a esa búsqueda narrativa, la base tiene que ser el dominio técnico, que resulta impecable. Es elegante en el uso de armónicos y efectos tímbricos, que no son un simple alarde y cobran sentido en el contexto de su interpretación.

No contaban con piano, por lo que tiene más mérito aún mantener el tono armónico sin entrar en estridencias demasiado barrocas. En ese trabajo, hay que destacar la calidad del contrabajista Reuben Rogers y el batería Antonio Sánchez. Magos en el juego con el tiempo y el silencio. Demostraron que un tratamiento rítmico acertado es ya medio camino para una armonía perfecta. La conjunción y calidad de los tres sonidos hizo el resto. El repertorio estuvo fundamentalmente basado en su último disco, Black East, título de un tema que brilló especialmente, junto a la profundidad de Wagon Wheels, interpretado con el soprano mientas algún indocumentado daba voces desde el Castillo de San Miguel.

Finalizan así unos días que han tenido al saxofón como protagonista, y que no han podido encontrar mejor embajador de este instrumento para el cierre. Una creativa recreación de Mack the knife nos recordaron, para finalizar, que la sencillez y claridad son virtudes del sabio. Larga vida a esta música y al Festival de la Costa.

Etiquetas: , , , , ,

enlaces a este artículo

Crear un enlace


Busca...
en el blog en la web

Escribe este blog...

  • balhisay
  • desde Huétor Vega, Granada, Spain
The BOB's
¿Problemas para votar?


síguenos en twitter...

Artículos anteriores

Archivos

¿Quieres enlazarnos?


Sindicación


PodCast


balhisay recomienda...


Powered by Blogger
make money online blogger templates