<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d16761341\x26blogName\x3dexperimento+en+blanco\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://experimentoenblanco.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://experimentoenblanco.blogspot.com/\x26vt\x3d-3098299228335945590', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

experimento en blanco




Reunión muy productiva


envía por e-mail este artículo



recuerdame (?)



Toda la información personal introducida aquí será tratada según la Política de Privacidad de Blogger.com. ¿Quieres saber mas?



Rafael Marfil Carmona

Reunión
Viernes 13 de julio.
Parque El Majuelo. Almuñécar.
Chuck Loeb: Guitarra; Eric Marienthal: saxos; Jim Beard: piano; Dennis Chambers: batería; Tim Lefevbre: bajo; Till Brönner: trompeta.

Chambers, siempre Chambers. Un apellido que tiene pedigrí en el jazz. Desembarcó su batería en el puerto musical de Almuñécar como un transatlántico. Fino y elegante, incontestable por momentos, asistió a la primera “reunión” del Jazz en la Costa en 2007. A mi lado, Lola, que canta jazz en su tiempo libre. No la conocía, pero me dijo que es su cuarto festival. Explica a su compañero Héctor cómo hay que escuchar esta música. Conoce y sigue al guitarrista Chuck Loeb, alma de este viernes 13. También al teclista Jim Beard. Para Héctor es su primer festival de este tipo de música. Él viene de disfrutar con el flamenquito rock de Los delincuentes, de Jerez. Quizá no hay tantas distancias.

Descubro que aún existen las estrellas, y que hay pájaros blancos que sobrevuelan El Majuelo. Hallazgos propios del que no frecuenta la naturaleza. En lo musical, magníficas conclusiones para la primera “reunión” de buenos músicos. Momentos y armonías de hace décadas, pero que aún suenan actuales en su género. Beard, con teclados, piano y Hammond, trabaja desde su torre de control. Lola explica cómo parten del estribillo, de la coda, para finalizar con esos mismos compases. La guitarra de Loeb, junto al saxo alto de Eric Marienthal y la trompeta de Till Brönner hacen ese trabajo. En los desarrollos, Lola cuenta compases. Ha aprendido a hacerlo para saber cuando le toca entrar como vocalista. Héctor aporta su sensibilidad y paciencia. Lola explica el sentido de preguntas y respuestas. Frases improvisadas de ocho, cuatro. Luego vuelta a empezar. Esta reunión ha convocado a seguidores jóvenes, amantes de los ritmos vacilones. Algo de Rhythm, algo de Funky. Música al fin y al cabo, y por eso esperamos su disco como agua de mayo. Vienen haciendo este bolo desde hace un año, y pronto tendremos los temas principales en casa.

Algún momento suave
El saxofón, con boquilla metálica, recuerda a ese rugir de muchas series televisivas y bandas sonoras de hace alguna década. Es un sonido brillante, moderno y universal. Además del cómo lo dice, es interesante su claridad de ideas en el contenido musical de las improvisaciones. Tiene fuerza, aunque ninguno de los músicos está dispuesto a dar grandes discursos musicales. No es una noche de bop, sino música con genuino sabor norteamericano. La trompeta y el fliscornio de Brönner suenan cool, que era el Chill Out de los 40 y 50. Mide y desarrolla bien lo que expresa, y suena con ese softone que tanto aprecian los amantes del instrumento. Este trompetista, además, canta, y no puedo evitar recordar a Chet Baker y su jazz de la Costa Oeste. Queda bien, sobre esos sonidos, el pequeño neón de Cervezas Alhambra Jazz Club, original comunicación del patrocinio.

Héctor escucha con toda la paciencia del mundo. Ya se sabe cómo funciona esto del jazz en los comienzos. Le gusta toda la música, pero sólo suelta un grito de emoción exclusivamente con Chambers. El bajista Tim Lefevbre, por su parte, es el culpable de ese ritmo vacilón durante toda la noche.

Cuando se roza la disonancia, Héctor no se pone nervioso. Ha empezado con buen pie. Lola le recuerda la suerte que supone asistir a un concierto así en su primer festival. Siempre hay una primera vez. Él comenta su impresión al escuchar a Chambers. Nunca había oído un solo tan perfecto y tan extenso. El Festival de Almuñécar tiene su público, que ayer acudió en masa. Espero que Lola y Héctor perdonen y comprendan mi cariñosa indiscreción. Año XX del Jazz en la Costa.

Etiquetas: , , ,

enlaces a este artículo

Crear un enlace


Busca...
en el blog en la web

Escribe este blog...

  • balhisay
  • desde Huétor Vega, Granada, Spain
The BOB's
¿Problemas para votar?


síguenos en twitter...

Artículos anteriores

Archivos

¿Quieres enlazarnos?


Sindicación


PodCast


balhisay recomienda...


Powered by Blogger
make money online blogger templates