<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d16761341\x26blogName\x3dexperimento+en+blanco\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://experimentoenblanco.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://experimentoenblanco.blogspot.com/\x26vt\x3d-3098299228335945590', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

experimento en blanco




Jazz en la Costa: Algo Serio


envía por e-mail este artículo



recuerdame (?)



Toda la información personal introducida aquí será tratada según la Política de Privacidad de Blogger.com. ¿Quieres saber mas?



Rafael Marfil Carmona

Pensaba hace muchos años que esto del Jazz en la Costa era una cuestión menor, algo diseñado para cubrir expediente por parte de la Diputación, obligada a manifestar su existencia cultural en la provincia. Se percibía como propio de turistas y curiosos que pasaban por El Majuelo. De hecho, comenzó con ese aire de atracción cultural. Recuerdo, en aquellos inicios, la entrada gratuita y las madres con carricoches mirando hacia el escenario con cara de extrañeza. Así suele empezar la afición por el jazz, con una mezcla de curiosidad y cierto desagrado. Aquello no era comparable a Vitoria y San Sebastián. Pero la voluntad de instituciones, patrocinadores y de la Oficina Técnica del Festival demostraron que estaba equivocado. Le fueron dando enjundia, aprendieron que lo gratuito no se valora y lucharon todo el año por su promoción. El último día del Festival de Granada, en noviembre, el Director del asunto, Jesús Villalba, siempre te recuerda que hay que prepararse para el verano.

Durante todos estos años he comprobado cómo cada uno de los nombres propios que han desfilado por Almuñécar han ido haciendo enmudecer a los escépticos. Antes de la multiplicación de festivales y cursos universitarios sobre jazz, Almuñécar fue el único evento especializado en el género por estas latitudes. Hoy confieso mi chauvinismo de granadino de la capital. Un error sólo en los comienzos, ya que esto de la costa fue interesándome cada vez más, y obligándome a escribir sobre la cita veraniega.

20 años
Estamos en 2007 y no se ha completado aún la autovía. Es la realidad, que supera a la ciencia ficción, demostrando que nuestros políticos son precisamente fantásticos. Sin embargo, las distancias no son las mismas. Eso sin contar a los miles de inteligentes forasteros que paran por allí estos días. En esta XX edición podremos disfrutar de uno de los carteles más completos de la historia del festival. Para el organizador nunca es suficiente el presupuesto, pero los aficionados hemos leído en el programa nombres que ilusionan, como el baterista Dennis Chambers o el saxofonista Benny Golson. A este último Miguel Ríos se empeñó en llamarle Goodman hace un par de años en Granada. Cosas de rockeros. También Johnny Griffin, uno de los culpables de aquel bop duro que sustituyó a los creadores de la nueva música.

Va a cerrar este saxofónico ciclo Joshua Redman, consolidado como uno de los mejores del mundo. Estudioso, alto, guapo y elegante, es ídolo de todos los aprendices actuales de saxo tenor desde hace años. Antes, el batería Carlos Carli y Javier Colina, contrabajista que se ha convertido en uno de “los grandes de España” según la crónica de un buen amigo. Además de eso, los Steps Ahead, que nos hicieron soñar con las posibilidades de la fusión. Creer en ella. Sin mencionar a los escandinavos Atomic y Rebekka Bakken, junto a las lecciones magistrales de saxo casi todos los días, con formaciones como World Saxophone Quartet. Nada de un festival en bermudas y chanclas. Estamos ante algo serio. Y, en confianza, creo que han llegado hasta aquí porque no sabían que era imposible.

Etiquetas: , , ,

enlaces a este artículo

Crear un enlace


Busca...
en el blog en la web

Escribe este blog...

  • balhisay
  • desde Huétor Vega, Granada, Spain
The BOB's
¿Problemas para votar?


síguenos en twitter...

Artículos anteriores

Archivos

¿Quieres enlazarnos?


Sindicación


PodCast


balhisay recomienda...


Powered by Blogger
make money online blogger templates