<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d16761341\x26blogName\x3dexperimento+en+blanco\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://experimentoenblanco.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://experimentoenblanco.blogspot.com/\x26vt\x3d-3098299228335945590', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

experimento en blanco




¿Una nueva forma de [consumir] música? (2ª parte)


envía por e-mail este artículo



recuerdame (?)



Toda la información personal introducida aquí será tratada según la Política de Privacidad de Blogger.com. ¿Quieres saber mas?



Alan McGee, del sello independiente Creation, afirma que la gente no tiene tiempo para escuchar un CD entero en casa pero sin embargo el iPod (lease cualquier reproductor de mp3) permite escuchar la música en cualquier sitio. Yo añadiría... y a cualquier hora.

Esa es la realidad de nuestra sociedad actual. Todos vamos demasiado deprisa de un sitio a otro, y además invertimos demasiado tiempo en ir de un sitio a otro. El mp3 se ha convertido en el perfecto compañero de viaje. Y pasamos a nuestros tradicionales discos por la trituradora para convertirlos en archivos digitales que puedan ser reproducidos en nuestros iPod y similares.

El mercado tradicional de negocio de las grandes discográficas tiene los días contados pero estas no parecen darse cuenta. Pero hay algo más en el fondo de este tema. Muy pocos músicos (solamente aquellos cuyos discos pinchan los 40 Municipales) se podían permitir vivir de vender discos aún en la mejor época del negocio musical. Los músicos, toda la vida de Dios, han vivido de sus conciertos y los discos no son más que la carta de presentación de su trabajo. La manera de conseguir bolos y, para los fans un recuerdo enlatado de los mágicos momentos vividos en los conciertos. Pero nada más aparte de eso.

Los discos alimentan, fundamentalmente, a todos los que viven alrededor del mundo de la música (discográficas, tiendas de discos, las sociedades de autores, ...) que también tienen derecho a comer, claro. Pero los músicos ven pasar el dinero por sus manos sin obtener más que un poco de chatarra.

Por supuesto, no es ni lejanamente comparable la sensación de desprecintar un CD con la de descargarlo por Internet. De hecho guardo unas decenas en mi disco duro que aún no he escuchado. Al final me seguiré comprando los discos de los músicos que sigo y me descargaré aquellos discos que nunca me compraría o, quien sabe, quizá despues de escucharlos si que lo haga.

enlaces a este artículo

Crear un enlace


Busca...
en el blog en la web

Escribe este blog...

  • balhisay
  • desde Huétor Vega, Granada, Spain
The BOB's
¿Problemas para votar?


síguenos en twitter...

Artículos anteriores

Archivos

¿Quieres enlazarnos?


Sindicación


PodCast


balhisay recomienda...


Powered by Blogger
make money online blogger templates