<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d16761341\x26blogName\x3dexperimento+en+blanco\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://experimentoenblanco.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://experimentoenblanco.blogspot.com/\x26vt\x3d-3098299228335945590', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

experimento en blanco




iPod de ida y vuelta


envía por e-mail este artículo



recuerdame (?)



Toda la información personal introducida aquí será tratada según la Política de Privacidad de Blogger.com. ¿Quieres saber mas?



El siete de abril de 2006 servidor se hacía con un iPod Video de 30Gb negro en una tienda Media Markt.

A las bondades iniciales del producto (y los más de 6GB de música que grabé en el) se añadió, a las tres semanas, aproximadamente, el primer inconveniente: mi PC no reconocía el sudodicho aparatito. Ni para gestionar la música grabada en él, ni para descargar más música ni, por supuesto, para cargar su batería.

Se impuso una visita al centro Apple en Granada donde tampoco puedieron hacer revivir a mi desfallecido iPod.

Vuelta a Media-Markt donde recepcionan el aparato y no me aseguran que lo tenga antes de un mes. Además me advierten que de los gastos de envío, tal y como indica la garantía iPod, se hace cargo el cliente.

Efectivamente, al cabo de un mes, concretamente el día 1 de junio me avisan de que tienen mi iPod de vuelta del servicio técnico de Apple (según ellos en Barcelona). Aquí es donde uno se pregunta, ¿tan mal estaba mi iPod que ha necesitado de un mes para volver sano?

El empleado de Media-Markt me entrega mi iPod tras desenvolverlo de un tocho de papelotes (sí, como el que ha comprado una ristra de chorizos en el mercado y se la envuelven en periódico). Me informa que ha sido suficiente con actualizar el software para que vuelva a funcionar pero su apariencia física es tan lamentable que me niego a llevármelo. La cantidad y volumen de rayas en su superficie me hace pensar que lo han traido a patadas desde Barcelona (lo que explica la tardanza, claro).

Más de un mes después, es decir el día 7 de julio llamo y me confirman que el iPod lleva una semana esperándome (caramba, ¿es que se han quedado si teléfono estos chicos?). El sabado, bien temprano, ya que tengo que estar de vuelta antes de las 12:00 para grabar el episodio 13 de Perdidos (LOST), me persono en Media-Markt y me entregan un iPod ¡BLANCO! que, observado detenidamente en mi casa, descubro no es tan siquiera nuevo sino resultado de otra devolución.

Después de más de dos meses cualquiera se puede imaginar que me hubiera llevado el iPod aunque hubiera sido rosa chicle o amarillo limón. El caso es que el "nuevo" iPod sigue en estado catatónico. Mi PC tampoco quiere ser amigo de este intruso.

Me toca esperar hasta el lunes para ponerme en contacto con el servicio técnico de Apple. Un chico muy amable me informa de que ellos no han autorizado el último cambio y que en caso de hacerlo deberían haberme devuelto un iPod de las misma características del que compré en su momento.

[A toda esta sucesión de percances hay que sumarle el desasosiego en la distancia de mi amigo Joaquim, que anda frito por hacerse con un iPod pero no termina de atreverse.]

Llamo a Media-Markt y pido hablar con el jefe del servicio de Post-Venta. Al darle el número de la última orden de reparación (la que culminó con la entrega del iPod usado de color blanco) me da el nombre y apellidos de un pavo que no conozco. Evidentemente, alguien que devolvió su iPod (también por mal funcionamiento) y que por error humano-cibernético (miren que soy bien pensado) a terminado en mis manos.

El caso es que este chico, José Jiménez (para más detalles), me dice que me van a entregar uno nuevecito y pelillos a la mar.

Para quitarme el mal sabor de boca, y tras actualizar su software a la última versión, grabé todos los discos de mi cantante favorita (¿alguien se atreve a dar un nombre sin pinchar en el enlace?) y me dormí escuchando Never Let Me Go.

enlaces a este artículo

Crear un enlace


Busca...
en el blog en la web

Escribe este blog...

  • balhisay
  • desde Huétor Vega, Granada, Spain
The BOB's
¿Problemas para votar?


síguenos en twitter...

Artículos anteriores

Archivos

¿Quieres enlazarnos?


Sindicación


PodCast


balhisay recomienda...


Powered by Blogger
make money online blogger templates